14 Febrero


SISTEMAS DE DETECCIÓN Y ALARMA CONTRA INCENDIO


El fuego es el mayor enemigo de los hogares y las oficinas. Hay varios factores que pueden desencadenar un incendio y causar daños irreversibles. Los sistemas de detección permiten alertar frente a incidentes que podrían originar un incendio o explosión. De ahí su vital importancia, al otorgar una alarma temprana y oportuna para poder activar los planes de contención y contingencia.

Cuando se habla de Instalaciones Fijas Contra Incendio debemos considerar la secuencia de un evento que se constituya en un posible incendio. En primera instancia, la detección temprana de un foco de incendio se realiza con las instalaciones destinadas a detectar los mismos. Éstas se componen de distintos tipos de sensores que analizan el aire y distinguen las impurezas que lo contaminan, dando un aviso de una condición de alarma o aumento de temperatura anormal para el ambiente, que podrían determinar un incendio. El aviso temprano es el primer paso antes de la acción de combatir el siniestro.

La segunda etapa es la reacción de los sistemas instalados para control de incendios, que es la extinción. Ésta puede ser por sistemas que descarguen agentes extintores, gases para tal efecto o redes de agua diseñadas para el combate del fuego.

Todos estos sistemas se consideran “Instalaciones Fijas Contra Incendio”, siendo éstos los que permiten detectar un foco de incendio en sus primeras etapas de desarrollo o que cumplen una acción tendiente a reducir, controlar o mitigar los efectos del fuego, descargando un agente extintor en forma manual o automática a través de los sistemas diseñados e instalados para tal efecto. Estos sistemas, estratégicamente distribuidos, permanecen fijos de manera permanente a la estructura del edificio o establecimiento. Adicionalmente tienen partes móviles complementarias a su función (mangueras y lanzas).

Por lo expuesto, vemos que las instalaciones normalmente se dividen en dos campos bien definidos, que son las instalaciones de detección de incendios y las instalaciones de control y extinción de incendio.

Sistemas de Detección

Son instalaciones destinadas a detectar en forma precoz y anticipada el desarrollo de un incendio, dando aviso de este evento por medio de señales acústicas y luminosas a los ocupantes del lugar y de manera local o remota a otros lugares. Previenen ante un posible siniestro y permiten una evacuación ordenada o un aviso temprano de lo ocurrido por medio de sistemas de audio evacuación, utilizados en los lugares con grandes cantidades de gente, y permiten conducir y guiar a los ocupantes en la evacuación del edificio. También se utilizan en combinación para activar sistemas de extinción de incendio en forma automática, cuando el sistema detecta situaciones que aseguran la existencia de incendio, por medio de su configuración.

Instalaciones de Control y Extinción de Incendios

Estos tipos de instalaciones se clasifican por el tipo de agente extintor que utilizan, y dentro de ellas pueden dividirse por su forma de aplicación.

Si realizamos una clasificación por el agente extintor, tenemos la siguiente división de las instalaciones fijas:

  • Agua, por medio de hidrantes, o rociadores fijos.
  • Espumas químicas, diseñadas para la extinción de incendio.
  • Agentes limpios, compuesto por gases que no dañan el medio ambiente.
  • Acetato de potasio para cierto tipo de aplicaciones.
  • Polvos químicos

 

Existen varios tipos de detección de incendios y cada uno deberá ser pensado para el espacio en donde es instalado y la actividad que allí se desarrolle:

Detección Inteligente o Direccionable

  • Detectores de humo inteligente: El detector de humo fotoeléctrico inteligente reúne información analógica del sensor de humo y la convierte en señal digital. El microprocesador del detector mide y analiza esas señales y éste las compara con lecturas anteriores y patrones de tiempo para tomar una decisión de alarma. Filtros digitales quitan patrones de señal que no son señales típicas de fuego. Las alarmas no deseadas son virtualmente eliminadas.
  • Módulos direccionables: permiten controlar la placa de control de todos los circuitos de los dispositivos de iniciación de alarma, tales como estaciones manuales convencionales, detectores de humo, detectores de calor, dispositivos de control y el flujo de agua.
  • Centrales direccionables inteligentes: las centrales direccionables pueden ser de 1, 2, 4 o más loops, dependiendo de la cantidad de detectores del proyecto. Cada detector y cada módulo ubican el lugar físico de la emergencia. La elección va a depender del proyecto a realizar. Estos equipos son capaces de controlar gran cantidad de sectores, con la ayuda de detectores de llama, humo, gases varios, temperatura y pulsadores manuales.

Detección Temprana

  • Sistemas de detección de humo por aspiración: Los sistemas de detección por aspiración consisten en una red de tuberías que toman muestras del aire de la zona protegida por unos orificios y la transportan a un sensor alojado en una caja. Este sistema de detección es apto para equipos electrónicos y para ambientes con alto grado de humedad.
  • Detección de humo lineal: Los detectores lineales son sensibles al valor medio de la densidad del humo a lo largo de la totalidad de la línea infrarroja. Por ésto son especialmente apropiados para aplicar bajo techos muy elevados o en aquellos lugares en los que el humo pueda difuminarse en un gran volumen antes de poder ser detectado, como edificios monumentales, teatros, palacios de deporte, edificios industriales, naves de almacenamiento, etc., en cuyo caso los detectores puntuales pueden ser menos eficientes.
  • Detección de temperatura por cable térmico: Su funcionalidad se basa en el cambio de resistencia de un conductor eléctrico provocado por el aumento de temperatura.

Mantenimiento de las Instalaciones Fijas Contra Incendio

Así como las estructuras de un edificio se deben mantener, los sistemas instalados para el control y extinción de incendios también deben tener organizado su mantenimiento para asegurar su operatividad, lo cual es independiente del buen diseño de origen. Esta práctica es el “seguro” que garantiza su funcionamiento a lo largo del tiempo.

Las Instalaciones Fijas Contra Incendio (IFCI) son de uso muy eventual, por ello se necesita conocersus problemáticas de funcionamiento con anticipación, ya que de descubrirlas en el momento de un incendio, será demasiado tarde, con consecuencias muy importantes.

Los mantenimientos de las IFCI deben ser realizados por personal especializado, en función de normas específicas, las que disponen de protocolos para cada tipo de instalación, debiendo llevar los registros correspondientes que garanticen la realización de dichos controles con su rutina adecuada.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es su correcta utilización cuando las mismas son de accionamiento manual. Para ello resulta fundamental que se realicen cursos de capacitación para el uso de los elementos de extinción. Nadie puede enfrentarse a un incendio si no está capacitado.

Por estos motivos es insuficiente disponer de una IFCI, si la misma no se encuentra correctamente mantenida y sí, siendo de accionamiento manual, no hay personal entrenado para su utilización.

Alarma contra incendio

Un sistema de alarmas contra el fuego alerta a las personas de un incendio en los edificios. Protege a los que se encuentran dentro, avisándoles que tienen que evacuar el edificio por seguridad. La mayoría de los sistemas de alarmas por incendio notificarán de manera automática al personal de emergencia para que puedan ocuparse del fuego.

Las alarmas contra incendio pueden ser disparadas por los detectores de humo, los detectores de calor o de manera manual. Generalmente son fijadas para detectar los niveles de humo o calor que puedan indicar un incendio. Existe una “sirena” que suena para alertar a aquellos que se encuentran en el edificio. También puede venir con luces y parpadear en caso de que alguien no pueda escuchar.

Existen distintos tipos de alarmas en el mercado. Muchos sistemas se ofrecen combinados, con alarmas contra intrusos para ofrecer seguridad y protección máxima a su hogar.

Las alarmas de incendio se clasifican según la forma en que éstas detectan un peligro potencial; algunas responden al humo, mientras que otras responden al calor.

Elegir la alarma de incendios más adecuada dependerá del tamaño y el tipo de construcción que ésta deberá proteger.

Puntos a considerar en la instalación de los detectores y alarmas

  • Número de zonas requeridas
  • Montaje en superficie o empotrado
  • Máxima cantidad de alarmas por zona
  • Sistema Automático
  • Sistema Manual
  • Máxima corriente por zona de detección
  • Máximos detectores por zona
  • Sistema de supervisión abierto, cerrado o de fallo
  • Alarmas sencillas o de dos etapas
  • Suministro para conductos o cableado compatible con el sistema de conductos y cableado del edificio
  • Provisión para la operación de servicios auxiliares

Los sistemas de detección y alarma contra incendios están catalogados como sistemas de protección pasiva, es decir que si bien no juegan un rol para la lucha contra el fuego, son fundamentales para prevenir los incendios, evitar su propagación, alertar de manera temprana a los ocupantes y reducir las consecuencias devastadoras de un incendio sobre vidas y propiedades.

fuente:www.oyp.com.ar/nueva

 






Consúltanos